miércoles, 20 de julio de 2011

Una locura



Esto es lo que acertó a explicarle Holden Cauldfield a su hermana Phoebe: “Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Solo estoy yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería, pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura”.

(El campo de la imagen -que ya estará más que segado a estas alturas del verano- brillaba el pasado junio junto a la localidad de Guembe, en el valle de Guesálaz: un buen sitio para iniciar la subida al Elimendi).

2 comentarios:

iK dijo...

Su prima-hermana: https://lh4.googleusercontent.com/-cBiW03Ybds0/TingsfWVvnI/AAAAAAAAVBE/LOpQp2_PKJU/s640/7-14Biasteri%252520%25252811%252529.JPG

Lamia dijo...

Leí la novela este invierno. Era una asignatura pendiente.... Me gustó.