miércoles, 13 de octubre de 2010

Araña



Estaba esperando a que llegase el primer plato y ni siquiera perdió la tensión cuando los tres montañeros se agacharon para admirarla en aquel recodo del camino que sube a Larrogain desde Urdíroz, un pueblecito desabandonado del valle de Arce.

3 comentarios:

jefoce dijo...

Madre mía, ya tenéis mérito JMC. Yo lo subí junto a la peña de Aintzioa desde el pueblo homónimo y juré no volver en la vida. Es el reino del boj...

eresfea dijo...

Jopé, qué diseño de abdomen...

J M C dijo...

El camino, en efecto, tiene su emoción: es apenas una senda que se desdibuja con frecuencia debido a la espesa vegetación. El bosque de bojes del tramo final estaba muy bonito. Y además había illarrakas. Quisimos ir desde allí a la peña de Aintzioa, pero no logramos dar con la ruta.