miércoles, 1 de septiembre de 2010

Paisaje biográfico



El ibón de Acherito. Enfrente, el Chipeta. Al fondo, el Peñaforca. Y envolviéndolo todo, el recuerdo de aquella travesía estival ya asociada para siempre al paisaje.

2 comentarios:

Comtessa d´Angeville dijo...

Montañas de una vida... recuerdo y añoranza, ahora, de las mías, las modestas cumbres de la Sierra de Mariola o la Aitana que apenas sobrepasan los mil metros... Añoranza ahora de ellas, tan simples dirían algunos, tan poco atractivas, pero para mí las más deseadas, las más llenas de recuerdos ahora que mis cumbres son lejanas, altas y siempre cubiertas de nieve...

vagamontañas dijo...

Mmmmmmmh... ¡hogar, dulce hogar!