viernes, 20 de mayo de 2011

Arrikulunka



Junto a la cima del Argibel, a sólo unos metros de la frontera con Francia, hay una piedra enorme que ha sobrevido al paso de los siglos en un llamativo e inestable equilibrio: basta con que alguien mínimamente pesado salte sobre ella para que se desplace unos centímetros y recupere a continuación su posición original. De ahí su nombre: arrikulunka, la piedra que baila.

2 comentarios:

vagamontañas dijo...

... mecedora primitiva :-)

José Carlos Darlas dijo...

...casi puedo oler los hayedos de Quinto Real...