jueves, 13 de mayo de 2010

Soledad



En el monte, la soledad es más llevadera. A veces es incluso gratificante. Por eso se recuerda después con nostalgia.

(En la imagen, G hace un alto en el descenso del Okabe para admirar la caída de la tarde)

4 comentarios:

jefoce dijo...

Precioso, me ha encantado. Me he detenido en las tres frases porque me han parecido soberbias. Que vaya bien.

Lidia dijo...

Gran enseñanza, la del monte, para la vida. Saludos.

iK dijo...

De vez en cuando, ir al monte solo es una actividad casi casi obligatoria para cualquir montañero.

Lamia dijo...

J.: la soledad nunca es llevadera. Uno puede elegirla e incluso asumirla pero nunca sin sentir la nostalgia de la compañía.