lunes, 4 de mayo de 2009

Los últimos metros



“La cima está ahí, al alcance de la mano. Los últimos metros, el último obstáculo, constituyen un momento mágico: la emoción es acaso más intensa que la que se experimenta en la cima. El éxito está próximo, se percibe como seguro. Superamos las últimas dificultades antes de poner el pie en la cumbre. Está cubierta de nieve dura, no se advierten peligros inmediatos. Es tan sólo una larga cresta a la que es posible subir sin abrigar ninguna duda acerca de no poder llegar hasta el final. (…) Lentamente se apodera de nosotros una sensación de intensa felicidad. Una alegría ingenua, la certeza de haber acabado lo que nos proponíamos hacer”. Las frases entrecomilladas las escribió Christophe Profit después de haber coronado la cima el K2, pero –salvando las distancias– las podría haber firmado G, el montañero que ayer avanzaba con ilusión y prudencia hacia la cumbre del Bisaurín.

9 comentarios:

jlo dijo...

Vaya paisaje.

Germán dijo...

Joé, con lo que leo por aquí voy a tener que internarme en la literatura de alpinismo.

Por cierto, ¿dónde se podría conseguir el libro de Iñaki Ochoa?

iK dijo...

Diferentes montañas; mismas sensaciones, mismos pensamientos.

eresfea dijo...

¡Nos cruzamos en Bisaurín el domingo! Y qué envidia me daban ésos que bajaban con esquís.

jefoce dijo...

Pues efectivamente, ese momento en el que asumes que ya es tuyo supera en ocasiones a la llegada en sí misma. La verdad es que no necesitamos más para ser felices.

J M C dijo...

Germán:
El libro de Iñaki de Ochoa de Olza lo venden -lo vendían, al menos- en varias librerías de Pamplona. Creo que no se distribuyó demasiado fuera de Navarra, Yo lo compré en Gómez (948 257561). Si tienes algún problema para hacerte con él, avisa, que quizá te puedo echar una mano.

Lamia dijo...

La foto es preciosa. Hoy me he acordado de ti porque he subido al blog un video de Pauner. Anda intentando aún alcanzar la cima del Manaslu. Hace unos días, a sólo 60 metros, tuvo que dar marcha atrás.

Anónimo dijo...

sana envidia de este pobre sarrio queratoconjuntivítico de Cordovilla
¡vaya cima en el Bisaurin!

Lamia dijo...

Pauner está de vuelta en Zaragoza. Esta vez no ha podido ser. Está dispuesto a volver a intentarlo en agosto.