sábado, 24 de enero de 2009

Viaje de ida y vuelta



Estas gotas que hace unas semanas brillaban al borde de un pino aterido en la falda nevada del Txamantxoia habrán bajado ya por algún arroyo invernal al encuentro turbulento del Esca y habrán recorrido el valle del Roncal siguiendo los pasos de las antiguas almadías y habrán descansado en las aguas extensas y pacíficas del embalse de Yesa y habrán escapado por alguno de los aliviaderos vertiginosos hacia el lecho del Aragón y habrán visto fugazmente las almenas reconstruidas de Javier y habrán admirado los paisajes tendidos de Carcastillo o de Mélida y habrán alimentado los regadíos feraces de Milagro y se habrán sumado al viaje majestuoso del Ebro y habrán pasado junto a las torres del Pilar y habrán desembocado mansamente en el Mediterráneo y habrán sorteado embarcaciones y quizá tiburones y habrán ido avanzando poco a poco hacia el Norte de África, donde se forman las nubes que luego vuelven al Pirineo navarro para descargar la lluvia que ha hecho posible está fotografía.

11 comentarios:

Paperboy dijo...

Posiblemente, el texto más bonito que he leído en las cumbres. ¿Será que los compañeros de viaje son una buena inspiración? Saludos de un fan muy, muy freaky.

jefoce dijo...

Es que, de verdad, alucino con la manera que tienes de 'sacar temas' de la montaña. Chapeau compañero.

José Carlos Darlas dijo...

Otra vez, GENIAL!!!

jlo dijo...

Qué bueno.

Cada vez me pasa más, te leo y acabo riéndome. No lo puedo evitar.

iK dijo...

La espera merece la pierna.

maj dijo...

Qué delicia.

Salvador Ulayar Mundiñano dijo...

Ohhhhh... majestuoso fluir el de tu texto, más que el de las gotas. Eres un crack. (Ya sé dónde has pillado el pelotazo: junto al aterido árbol ese, enredando con la camarica.)

K dijo...

Me gustaría que ese mismo ciclo me transportase de nuevo a Navarra, al punto donde confluye el río Aragón con otro (no recuerdo su nombre) cerca de Sangüesa. A ese lugar y a ese momneto... que reservo en mi memoria.

Anónimo dijo...

Javier... este año veremos a las almadías brincar por encima del puente de Burgui. Fijo.

Sarrio dixit.

Iván dijo...

Inmenso!

Lamia dijo...

Este fin de semana me acerqué a la orilla del río, que venía bravo y crecido. Junto al Pilar, y rozando las aguas, he acariciado esas gotas de rocío que tu has fotografiado.